OrtodonciaEl cuidado y la preocupación por el cuerpo es un asunto que ha interesado a la raza humana desde sus orígenes. Sin embargo, a pesar de disponer de tanta información sobre cómo cuidarlo, aún hay muchas personas que no están bien informadas al respecto o que simplemente no están interesadas lo más mínimo en el cuidado de su cuerpo. Generalmente las personas tienden a creer que un cuerpo hermoso es sinónimo de un cuerpo saludable, cuando la verdad es que en muchas ocasiones puede resultar todo lo contrario, siendo la salud bucal uno de los aspectos más importantes.

¿Qué es la ortodoncia?

La Ortodoncia es una especialidad de la odontología que se encarga del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías que pueden presentarse en la boca y en los dientes. Estas anomalías se clasifican dependiendo de la forma, posición, relación y la función que ejerzan sobre los dientes y la funcionalidad de todo el sistema bucal. En pocas palabras, su función es la de prevenir, diagnosticar y corregir sus posibles alteraciones y poder así mantener en un estado óptimo el funcionamiento de la boca como sistema y mantener la armonía de todas las unidades que la componen (dientes, glándulas salivales, lengua, etc.) mediante el uso de diferentes herramientas y disciplinas relacionadas con la odontología.

     A pesar de la creencia popular, se tienen registros antiguos en donde la odontología y sus diferentes especialidades ya se ejercían a partir del Siglo VIII A.C. Esto se confirmó mediante estudios científicos realizados a cadáveres que eran encontrados en excavaciones. Esto no es de extrañar ya que antiguamente el afán por corregir los dientes apretados, irregulares o salientes era muy notorio en esa época. Incluso se llegaron a encontrar en las excavaciones piezas de odontología que según los científicos eran muy avanzadas para la época. También se hallaron restos de personas que tenían en sus dientes incrustaciones de  piedras preciosas como esmeraldas y perlas, siendo estos engarces exclusivos de las personas con estatus social muy alto. Los Mayas, por ejemplo, solían incrustarse gemas en los dientes porque creían que los dientes naturales eran feos y ordinarios, además de que estas gemas representaban un estatus alto entre sus semejantes.

Con el avance de la tecnología y con los muchos cambios que sufrió el hombre a través de la historia en su cultura y sus creencias, la mutilación y la incrustación de gemas en los dientes desaparecieron. Hoy en día los especialistas en odontología utilizan sus conocimientos para corregir las irregularidades que pueda tener una persona en su boca, siendo de las anomalías más comunes el mal posicionamiento de los dientes y la desviación de los mismos. Esto se corrige mediante la aplicación de aparatología fija Brackets y sirven para corregir la posición de los dientes mediante bandas y ligas que los acomodan con el tiempo y que generalmente se suelen utilizar para tratar problemas estéticos, aunque el mal posicionamiento de los dientes puede provocar inflamación en las encías y otras patologías que afecten severamente la salud del paciente.

¿Qué tipos de ortodoncia existen?

Actualmente se utilizan diferentes tipos de aparatos y técnicas en la ortodoncia para corregir las irregularidades y malformaciones de los dientes dependiendo de la gravedad de las mismas. Estos aparatos se clasifican en aparatos fijos y aparatos removibles, los cuales se utilizan para mover los dientes, entrenar y fortalecer los músculos de la boca y modificar el crecimiento de las mandíbulas. Esto es posible debido a que los aparatos ejercen una suave pero constante presión sobre los dientes y huesos que se encuentran en la boca. En la actualidad podemos encontrar tres tipos de tratamientos ortodónticos dependiendo de la gravedad de la problemática del paciente a solucionar, dentro de las cuales están: la ortodoncia preventiva, la ortodoncia interceptiva y la ortodoncia correctiva.

  • Ortodoncia preventiva: es aquella que pretende actuar antes de que las complicaciones de la persona empeoren cuando estas son diagnosticadas. Este tipo de ortodoncia se emplea cuando se sospecha el crecimiento desmesurado de dientes o el apilamiento de los mismos, ya que estos pueden provocar un mal funcionamiento del sistema bucal. Para estos casos se utilizan aparatos de desgaste dental y aparatos removibles que permiten la fácil limpieza de la boca, ya que los aparatos fijos dificultan un poco el mantenimiento de los dientes. Generalmente este tipo de ortodoncia se aplica a cortas edades, cuando los problemas están empezando a manifestarse y evitar así que sea demasiado tarde para el tratamiento. También se eliminan los hábitos nocivos para la salud bucal del paciente y se evitan así futuras patologías y mal formaciones.
  • Ortodoncia Interceptiva: tiene como objetivo corregir toda desviación que se pueda estar produciendo en el momento para cambiar así la evolución de la misma y evitar malformaciones. Este tipo de ortodoncia se emplea en personas jóvenes y adolescentes, aunque también se aplica en adultos, empleando aparatos fijos ya que las desviaciones pueden afectar también la estructura de la mandíbula.
  • Ortodoncia correctiva: se aplica cuando el problema dental o la maloclusión ya se han instaurado y estos han alterado el funcionamiento y la estética de la boca y rostro. Estas malformaciones pueden encontrarse en el arco dental o en la misma mandíbula. Generalmente se suelen hacer radiografías para diagnosticar la gravedad del problema y así poder proceder con el tratamiento adecuado.

¿Qué ortodoncia es la más efectiva?

Gracias a la evolución de la tecnología, actualmente podemos contar con cada vez más técnicas de ortodoncia que se usan para cada caso específico dependiendo de la gravedad de los problemas. No es para nada extraño que lo primero que nos pregunten los pacientes que acuden a nuestro consultorio odontológico sea “¿Qué ortodoncia es más efectiva?” o “¿Cuál me recomienda?”. En realidad es muy difícil contestar esta pregunta debido a que cada persona es única y nosotros, como expertos en el área, podemos asegurar que son muchos los factores que influyen a la hora de decidir qué tipo de tratamiento vamos a utilizar. De hecho, el tipo de ortodoncia recomendada dependerá de las necesidades y prioridades que tenga la persona en el momento que acuda a nuestra clínica.

A pesar de lo mencionado anteriormente, todos los tipos de ortodoncia tienen un mismo principio en el cual se basan: aprovechar la regeneración constante del hueso y de los tejidos del organismo para corregir la posición de los dientes. Como mencionamos anteriormente, existen diferentes tratamientos y posibilidades dependiendo de lo que busque el paciente:

  • Ortodoncia con Brackets metálicos: este es el método de ortodoncia más tradicional y común. Se trata de la colocación de unas pequeñas piezas de metal adheridas a la cara externa de los dientes llamados Brackets y unas ligas que poseen una tensión cuya función es ejercer presión constante y suave sobre los dientes para acomodarlos.

Ventajas:  no está restringida ninguna franja de edad y dentro de los tipos de ortodoncias disponibles esta es la más barata.

Desventajas: su principal desventaja es el impacto estético y la dificultad que representa a la hora del mantenimiento de los dientes.

  • Ortodoncia de zafiro transparente: los brackets que componen esta ortodoncia están hechos de un material transparente que puede mimetizarse muy bien con la dentadura del paciente y por lo tanto, tomar el color de los mismos. En realidad, es la misma técnica ortodontista mencionada anteriormente, solo que con un material diferente.

Ventajas: son más estéticos ya que adoptan el color del diente y pasan desapercibidos perfectamente.

Desventajas: al igual que con los brackets metálicos su mantenimiento es difícil y además, son más costosos.

  • Ortodoncia invisible: para este tipo de ortodoncia se emplean unos alineadores de un material transparente que ejercen presión de forma controlada y prolongada y corrigen así las desviaciones. Estos alineadores son reemplazados cada cierto tiempo, logrando así que los dientes se ubiquen dónde deben cada vez que se cambien .

Ventajas: al ser transparentes pasan desapercibidos y estos pueden ser removidos por la persona para comer o para cepillarse los dientes, facilitando así su mantenimiento.

Desventajas: precio más elevado en comparación con los otros tratamientos. Las visitas al odontólogo son más frecuentes y el proceso de corrección es un poco más lento.

     De acuerdo con lo mencionado anteriormente, el tratamiento a elegir siempre será aquel que mejor se adapte a las necesidades del paciente.

¿Qué ortodoncia es la más estética?

Del mismo modo que muchos pacientes preguntan por cuál de todos los tipos de ortodoncias que hay es la mejor con respecto a rapidez, eficiencia y tiempo en la que actúa, también existe la preocupación por cuál de todas sería la más estética o se adaptaría mejor al rostro, ya que lo primero que se nos viene a la mente cuando hablamos de ortodoncia son aquellos brackets de metal grandes y llamativos que pueden  llegar a generar una sensación de inseguridad.

A pesar de lo mencionado con anterioridad, existen alternativas para todos aquellos que además de cuidar de su dentadura y su sonrisa, también deseen cuidar de su imagen. Los Brackets estéticos son aquellos que no están hechos de materiales metálicos como los brackets tradicionales y que cuyo material es de color blanco o incluso llegan a ser transparentes. A continuación proponemos algunas opciones a tener en cuenta dependiendo de los gustos de cada persona:

  • Brackets de plástico: este tipo de brackets son los más comunes, pero también son los más débiles comparados con los que están hechos de otro tipo de material. Una gran ventaja de estos brackets es que pueden ser del color que tú quieras, dando así un estilo juvenil a tu sonrisa, aunque se debe evitar a toda costa consumir alimentos como el café y las bebidas gaseosas para evitar que se tiñan tus brackets.
  • Brackets cerámicos: los brackets hechos de este material son más blancos y resistentes gracias a su superficie, aunque su coste es un poco mayor. Estos brackets son más delicados debido a su material, por lo que hay que tener especial cuidado con los golpes.
  • Brackets estéticos de zafiro: son sin duda alguna la opción preferida por los pacientes ya que son casi transparentes, mimetizan con el color de los dientes y pasan desapercibidos, son muy resistentes y no se tiñen con los alimentos. Además, son fáciles de mantener y no generan tanta incomodidad debido a su alto pulido.

¿Qué es la ortodoncia invisible?

¿Tener los dientes desviados o utilizar brackets que me hagan sentir inseguro a la hora de sonreír? En ocasiones renunciamos a los tratamientos odontológicos por razones estéticas, ya que creemos que los brackets podrían dañar nuestra imagen o generarnos inseguridad a la hora de interactuar con otras personas. En las Clínicas Dentalbell somos conscientes de la gran importancia que la estética y la imagen tienen en nuestra sociedad actual y por ello te animamos a que nos visites y conozcas la más alta tecnología en ortodoncia: la ortodoncia invisible.

La ortodoncia invisible o, como se le conocer popularmente entre la población, “la ortodoncia sin brackets” o transparente, es una revolucionaria técnica ortodontista que se enfoca más en la parte estética mientras que también ayuda a corregir las irregularidades y las desviaciones de los dientes. Poco a poco esta tecnología ha ido sustituyendo a los antiguos brackets de metal y de otros materiales considerados antiestéticos y antihigiénicos por su dificultad de mantenimiento.

Esta tecnología se aplica desde principios de este milenio y consiste en la colocación de brackets como alineadores transparentes y que son prácticamente invisibles a los ojos de las personas. Tienen un diseño compacto que se ajusta perfectamente a los dientes y corrige su posición mientras que al mismo tiempo otorgan seguridad e higiene a la persona. Están hechos de un material muy parecido a la silicona y su gran ventaja es que permiten al paciente quitárselos y ponérselos cuando lo desee, facilitando así un mantenimiento mucho más cómodo de los dientes y del “bracket”. Además, también puede quitárselo para ocasiones especiales o cuando la persona lo desee, cosa que es realmente práctica.

A pesar de estar hechos de un material parecido al plástico y la silicona, estos brackets corrigen de forma eficiente las desviaciones, el apiñamiento, la separación entre dientes e incluso la mordida abierta, y todo esto sin la necesidad de recurrir a molestos aparatos de metal que pueden causar molestias en la persona. Cabe destacar también que esta ortodoncia, a diferencias de otros “brackets estéticos”, no se tiñe del color de las comidas.

¿Cuánto tiempo puede llevar un tratamiento de ortodoncia?

Esta es una de las preguntas que más se escuchan en nuestros consultorios ortodoncistas: ¿Cuánto tiempo voy a llevar los brackets? ¿va a ser rápido? ¿tengo que llevarlos de por vida? Y no es de extrañar que muchas personas se hagan esta pregunta una y otra vez, porque la falta de información suele ser el peor enemigo de un paciente a la hora de decidirse por algún tipo de ortodoncia.

En Dentalbell sabemos que cada paciente es único: tiene una mordida diferente, tiene problemas diferentes e incluso necesidades diferentes y es por ello que la pregunta es muy difícil de responder. Cabe destacar que la colaboración del paciente también es muy importante, ya que si no toma los cuidados necesarios o si no cambia sus hábitos nocivos durante el tratamiento, se tardará más en solucionar los problemas.

Respondiendo a la pregunta, generalmente el tratamiento de ortodoncia suele durar alrededor de un año, aunque puede tardar un poco más o un poco menos, dependiendo de la gravedad del problema del paciente o el tratamiento que desee. También entran en la ecuación factores como la edad y el cuidado que se tenga durante la duración del tratamiento. Cuando el procedimiento es empleado en niños y jóvenes, el proceso no suele tardar más de un año, ya que la finalidad de los brackets es la de aprovechar la cualidad regenerativa del cuerpo, es decir, la capacidad que tienen los huesos para regenerarse; y como los jóvenes tienen una tasa de regeneración mayor a la de los adultos, los resultados son más rápidos y más eficientes. En cambio en los adultos, el proceso suele tardar más debido a que con el paso del tiempo el cuerpo se genera cada vez con más lentitud. A ello se suma el hecho de que los dientes de los adultos suelen estar ya completamente desarrollados y en su posición. Es por ello que los tratamientos pueden volverse un poco más difíciles, aunque existe un factor que influye mucho que es la gravedad del problema del paciente.

En conclusión, no existe un tiempo predefinido para todos los pacientes, porque son muchos factores los que determinarán la duración de cada tratamiento.

¿Cómo cepillarse los dientes con ortodoncia?

La utilización de brackets es muy importante para corregir las desviaciones y los problemas que pueda llegar a tener una persona en sus dientes. Pero a algunos pacientes le resultan incómodos a la hora de comer o simplemente les genera inseguridad, debido a que algunos aparatos suelen ser pocos estéticos. También existe otro handicap a la hora de utilizar brackets, y es que hacen del cepillado de dientes una tarea tediosa.

Es importante destacar que cuando se lleva brackets hay que cepillarse los dientes de manera concienzuda después de cada comida ya que la acumulación de bacterias y de restos de comida es muy fácil y, por lo tanto, las bacterias se acumularán y se será más propenso a sufrir patologías relacionadas con la boca, como la cáries o el mal aliento.

A pesar de que mantener tu boca limpia con brackets pueda parecer una tarea imposible, los expertos aconsejamos lo siguiente:

  • Realizar enjuagues de agua tibia con dos cucharadas de bicarbonato de sodio para eliminar las bacterias de los dientes y de los frenillos.
  • La utilización de un cepillo de dientes especial con cerdas blancas es muy importante debido a que este entrará mejor entre los dientes y los brackets, aumentando así considerablemente la eliminación de bacterias y residuos de comidas.
  • A diferencia de lo que se cree popularmente, los movimientos que se deben realizar tienen que ser suaves y que se dirijan de arriba hacia abajo, es decir, se debe cepillar el diente y el bracket como si se estuviera acariciando. Es un error muy común cepillarse los dientes de manera brusca y fuerte. Lejos de limpiar los dientes, esto los afectará, aparte de que puedes dañar tus encías.
  • La utilización del hilo dental es muy importante ya que ayuda a llegar a las zonas que el cepillo no puede alcanzar.
  • Al finalizar se recomienda utilizar enjuague bucal para mantener un aliento fresco y si es posible, que sea antibacterial.

Cabe destacar que todos estos consejos de limpieza van dirigidos a las personas que poseen aparatos fijos, debido a que actualmente existen alternativas que facilitan el mantenimiento de la boca, como los aparatos removibles y la ortodoncia invisible.

¿Cuándo se empiezan a notar los resultados de la ortodoncia?

Otra de las preguntas que más se hacen las personas a la hora de ponerse algún tipo de ortodoncia es en cuánto tiempo empezarán a notar que sus dientes se mueven y que su sonrisa está cambiando. Al igual que las preguntas anteriores, no existe un tiempo fijo para todos los pacientes. Cada paciente es único y la rapidez con la que este note los resultados dependerá de factores como la gravedad de su desviación o de su problema, así como también los cuidados que tome la persona y el tratamiento que fue empleado por el ortodontista.

Aunque el tratamiento puede variar dependiendo de cada persona, el primer cambio que se notará será el cerrado de los huecos que había entre los dientes, ya que la fuerza suave pero constante que ejercer los brackets sobre los dientes los unirán en pocos meses, notando el cambio quizás en el primer mes. Cuando se trata de problemas mayores como apiñamiento o algún otro problema, el tratamiento suele tardar más. La edad del paciente y cuándo se haya realizado la ortodoncia también es un factor muy importante a tener en cuenta, porque en los jóvenes y niños esta suele ser muy eficiente y los cambios se notan en un período de tiempo considerablemente corto, mientras que en los adultos el cambio y el movimiento de los dientes suele tomar un tiempo. Generalmente el tiempo que debe pasar para notar los cambios en los jóvenes y niños es de aproximadamente 4 meses. Esto dependiendo de la gravedad del problema, los tipos de cuidado que tenga la persona y también el tratamiento que se realizó. Mientras que en los adultos el tiempo para poder notar los cambios es de alrededor de un año desde la aplicación de la ortodoncia.

Lo importante es no desesperarse, seguir siempre las recomendaciones del ortodoncista y sobre todo tener mucha paciencia, ya que cuando se complete el tratamiento verás una gran diferencia. También es importante tener en cuenta las diferentes opciones y alternativas que se tienen a la hora de realizar cualquier ortodoncia, porque como hemos mencionado anteriormente, el tiempo que llevarás puestos los brackets dependerá de ti y de tus hábitos de cuidados, también de tus necesidades y prioridades.

¿Es dolorosa la ortodoncia?

Una de las grandes preocupaciones de las personas a la hora de realizarse algún procedimiento ortodontista (aparte de cómo se verá este con sus nuevos aparatos y como se verá su sonrisa durante y después del procedimiento), es si este procedimiento es doloroso. Esta duda es muy común y a diferencia de las otras preguntas frecuentes que suelen realizar los pacientes, esta sí tiene una respuesta concreta. A pesar de que el procedimiento pueda generar molestias y dolores, en realidad no son molestias que sean insoportables.

Los brackets funcionan ejerciendo una suave pero constate fuerza sobre los dientes, que los mueve y los redirecciona a su posición correcta. Este movimiento puede causar dolor o molestias en la persona y la intensidad del dolor varía dependiendo del paciente o del tratamiento que le fue recomendado. Estas son algunas de las molestias más frecuentes que se pueden experimentar con el uso de ortodoncia: inflamación en las encías, dolor, sensibilidad o molestia.

     A pesar de todo ello, se debe saber que las molestias y los dolores son normales. Estas molestias se suelen sentir generalmente durante los primeros días, sobre todo una constante sensación de incomodidad debido a que tu boca no está acostumbrada a tener brackets e incluso puede que te muerdas mucho los labios sin querer o que te salgan úlceras bucales. Generalmente la mayoría de los pacientes se adaptan a sus aparatos a los diez o quince días de habérselos puesto. Pero si lo que en realidad te preocupa es si el proceso de colocación te dolerá, la respuesta es no.

También es muy común sentir la sensación de que los dientes se te van a caer o que los tienes flojos pero esto se debe a la fuerza que emplean los brackets sobre tus dientes. De igual manera, nuestros expertos ortodontistas te atenderán si sientes alguna otra molestia aparte de las mencionadas anteriormente, ya que cada cuerpo reacciona de manera diferente a las nuevas piezas y muchos son los factores que influyen a la hora de realizarse un procedimiento de este tipo, como la edad, los hábitos de higiene e incluso los alimentos que esté acostumbrado a consumir.

Conoce las ventajas de nuestro tratamiento de ortodoncia

Estudio completo ortodontico (telerradiografía, modelos de estudio y fotos) – Tratamiento de ortodoncia fijo metálico o cerámico – Tratamiento de ortodoncia invisible – Tratamiento de ortodoncia lingual – Tratamiento de ortodoncia removible

consulta gratuita

Primera visita gratuita

 Higiene bucal + radiografía + ortopantomorafía GRATIS

tarjeta seguro

Tarjeta Seguro

Conozca todas las prestaciones gratuitas que integra el seguro Dental Bell.

financiación

Financiación 100%

En clínicas Dental Bell cuentas con todas las facilidades de pago sin interes.

Solicita una cita sin compromiso

Elige la fecha:
Hora:

Selecciona el centro: